Roscón de Reyes

Una receta para un día muy especial

...Mmmmm, cómo huele nuestro taller, a recuerdos de infancia.

Noche de Reyes, noche de emociones, de ilusión, sueños y cabalgata, y no podemos olvidar dejar reposando la masa de nuestro Roscón, para el desayuno. 

En mi casa y mis recuerdos, la mañana del 6 desayunamos roscón acompañado de chocolate caliente, ese chocolate que hacía mamá con una cascarita de naranja, y su aroma llegaba a todos los rincones de la casa. 

Ingredientes para Roscón de Reyes:

*de esta receta podemos hacer 10 mini roscones o 2 roscones grandes. Para hacer con niños es muy divertido que cada uno prepare y personalice su propio roscón.

-1,100gr de Harina de fuerza

-180gr de azúcar

-375 ml de leche calentita

-1 cucharadita de sal fina

-un cubito y medio de levadura fresca

-4 huevos

-150 gr de mantequilla 

-la cáscara rallada de una naranja

-la cáscara rallada de un limón

-3 cucharadas de agua de azahar

Para decorar nuestro roscón: "a elegir"

-Huevo batido

-agua con azúcar

-ruedas finas de naranja fresca cortadas en cuartos

-gajos de mandarina fresca

manzana cortada 

-fruta glaseada

-guindas

-almendras en láminas

-avellanas

-smarties

Para el relleno: crema pastelera, buttercream de colores, nocilla, mermelada, nata montada ...

*Recuerda que la nata siempre hay que montarla en frío, y si le añades una pizca de maicena diluida previamente en un poco de nata sin montar, tendrá mejor consistencia.

Cómo hacer nuestro Roscón:

Lo primero que hay que hacer es mezclar 100ml de leche tibia con tres cucharadas de la harina de fuerza y la levadura, que la desmenuzamos con las manos y mezclamos bien con una cuchara. Dejamos reposar la mezcla, tapada,  una hora hasta que se forme una espuma y haya fermentado. 

Pesamos y tamizamos la harina, y le añadimos el azúcar, la ralladura de limón y naranja, el agua de azahar, la sal, los huevos batidos, la leche tibia y la masa que hemos fermentado anteriormente, mezclamos todo bien y le añadimos la mantequilla derretida. 

Amasamos y trabajamos un poco la masa sobre la mesa de trabajo enharinada, para que la masa no se nos pegue. Formamos una bola y dejamos reposar tapadita, por ejemplo, dentro del horno, durante una dos horas, hasta que doble su tamaño. 

Llegados hasta aquí, amasamos de nuevo la masa y le sacamos el aire que se ha generado en el proceso de fermentación, tenemos una masa algo grasa y elástica. Dividimos en 10 porciones, si vamos a hacer mini roscones o en dos si vamos a hacer roscones grandes.

No te olvides de esconder un haba en la masa. Amasamos y hacemos un churro con la masa, que unimos en forma de rosquilla. Pintamos con huevo batido y dejamos reposar en un sitio cálido, sin corrientes ni cambios de temperatura.

Nosotros, a los mini roscones le ponemos en el centro un vasito de flan o un aro de emplatar para que no se nos cierre el agujero. Dejamos reposar los roscones una media hora, veras que siguen creciendo. 

Pintamos de nuevo con huevo batido, decoramos como mas nos guste y al horno... unos 25 minutos.

Una vez horneado, dejamos atemperar sobre una rejilla, lo abrimos cuidadosamente con un cuchillo de sierra y lo rellenamos al gusto. 

** El Roscón de Reyes siempre lleva una sorpresa en la masa, que quien la encuentra paga el roscón o lo hace para el próximo año. E incluso, puede que le toque fregar la loza del desayuno.

Tradicionalmente, se esconde un haba seca en el interior del Roscón, ya que simboliza suerte y prosperidad. El haba es la primera legumbre en florecer y anuncia que habrá primavera. Y aunque los orígenes del Roscón se remontan a fiestas paganas, que nada tienen que ver con los Reyes Magos, desde hace mucho tiempo que lo hemos adoptado como tradición. 

¿Le vas a hacer corona a tu Roscón de Reyes?