Un pequeño bosque que ofrece grandes cosas

Este pequeño trozo de monte es como un túnel que te traslada a los orígenes de la vida

En esta nueva entrada de este blog deseo mostrarles un paseo muy especial para mí. Era tarde de domingo y mi hija y yo no teníamos otra cosa mejor que hacer que ir a darnos una pequeña caminata. En una bolsa de tela cargamos nuestros prismáticos, la guía de aves, un botellín de agua y dos chocolatinas. La tarde estaba cálida después de varias semanas de mal tiempo. Una vez aparcamos en la entrada de la vereda, nos recibió el típico canto alocado de mirlos, petirrojos y canarios, entre cientos de árboles frutales de las huertas que limitan con el monte.

El agua que el bosque ya no necesitaba caía por la roca basáltica y a mi hija no le costó entender el origen del nombre del lugar, el Caidero del Agua. Sólo fue subir el camino y treinta o cuarenta pasos después ya nos recibió la aguililla que todas las tardes surca este trozo de cielo. Un cernícalo trataba de fastidiar su ascensión. Se perdió detrás de los eucaliptos que le sirven de oteadero diario. Disfrutamos cómodamente de todos sus movimientos con nuestros prismáticos.

Al poco, el camino se mete por una cueva verde que crean los palos blancos, laureles y barbusanos que pueblo el sitio. A partir de ese lugar el agua del barranquillo nos acompañó en toda la excursión. Un auténtico placer de paseo. La niña fue la que se dio cuenta de que el suelo, entre la hojarasca, estaba repleta de insulivitrinas, la babosa del Monteverde canario. Siempre escuché que cuando están por todas partes anuncian que lloverá al poco. Supongo que algo de sabiduría hay en esta afirmación porque al día siguiente empezó una semana más, de lluvia moderada. Las miramos detenidamente y le observamos ese “caparazón” que parece que la evolución dejó a medio paso entre salir a la luz o quedarse en el interior de este animal único en el mundo.

Dentro del monte nos encontramos con dos pequeñas cascadas de agua y no pudimos evitar acercarnos a ellas y sentarnos a su lado para impregnarnos del olor que desprende el choque del agua en la tierra. El clásico juego de poner hojas en el riachuelo y creernos marineros de tierra adentro fue suficiente para consumir la chocolatina que nos trajimos.

A la orilla del sendero nos encontramos con una de las joyitas del monte de laureles canario, se trata del helecho davalia canariensis. Solitario y bien frondoso a la niña le encantó y nos detuvimos a observar sus formas, su brillante verde claro y su larga historia natural que nos trasladó a bosques de otras latitudes que pisaron dinosaurios hace millones de años.

Al llegar a la cumbre donde la luz vuelve a tropezar con el suelo nos recibió un espectacular jardín natural lleno de botones de oro y flores de mayo. Amarillos intensos y violetas delicados en medio del verde arbóreo y el marrón terroso. Una paleta única que nos permitió dar paso a una vista hermosísima sobre una puesta de sol que despedía al Valle de Tegueste por hoy.

Hicimos un pequeño esfuerzo más y dimos una vuelta por el monte público de El Nieto, un trozo de bosque donde los árboles han cogido un buen porte que permite mostrar el poderío que posee la laurisilva macaronésica. En este punto decidimos volvernos con cierta nocturnidad por un viejo y estrecho camino que te adentra en un pequeño bosque que siempre ofrece cosas grandes. Les recomiendo hacerlo en cualquier momento con sus niños.

Más información sobre este paseo en www.tenerifeconniños.com

canarioeducación alternativainfantilrutaturismo

Comentarios

Enviado por Katherine el

Precioso recorrido y preciosa historia, pero queda solo en una experiencia vivida individual, por que no planificar algo parecido pero con varias familias. No conozco los senderos y menos las rutas. Donde o quien imparte este tipo de rutas guiadas para poder hacerlo en familia. Gracias

Enviado por Antonio el

felicidades por el buen desarrollo de la historia. He intentado con mis tres hijas con desigual resultados, inculcar esos valores. Pero no desfallezco, ayer mismo bajamos Masca. Tomo nota de este sendero que indicas ya que Anaga sí les encanta.

Enviado por tenerifeconniños el

Hola amigas y amigos:
Para empezar mil disculpas por no haber contestado antes. Líos del día a día. Lo siento.
Muchas gracias por sus comentarios Katherine y Antonio.
Katherine efectivamente mi blog y mi proyecto de página web www.tenerifeconniños.com se basan en ofrecer alternativas de visitas para familias a los espacios naturales isleños, pero descritos todos los lugares propuestos desde mi experiencia personal, es decir, las salidas que voy realizando con mi propia hija a solas o con amiguitos. Cualquier necesidad personal de desear conocer lugares concretos u organización de salidas (las realizo de forma profesional) es cuestión de hablarlo por privado (comentarios a través de la web o escribirme directamente a jjosuarez.heritageconsulting@gmail.com). Espero serte de ayuda.
En cuanto a Antonio, tú mismo lo has dicho: ¡¡¡no desfallezcas!!!! Cualquier ayuda me puedes localizar enviándome mail a través de la web www.tenerifeconniños.com o en el mail indicado arriba.
Un saludo y a seguir disfrutando de nuestros peques en lo lugares tan hermosos que tenemos por esta preciosa isla.