Asociación Para el Desarrollo de la Pedagogía Waldorf “El Lucero”

Un aprendizaje vivo y artístico

La Asociación Para el Desarrollo de la Pedagogía Waldorf “El Lucero”, nace en el año 2010 y tiene como objetivo principal crear una escuela Waldorf, de Infantil y Primaria en Tenerife.

Pertenecen a la Asociación de Centros Educativos Waldorf de España, que tiene centros vinculados repartidos por todo el territorio nacional, además de estar relacionada con asociaciones y centros de todas partes del mundo. Se constituyen como Asociación y no como empresa porque entienden que el proceso educativo tiene que tener una implicación de todas las partes protagonistas (familias, profesores, alumnos, entorno) por igual, haciendo así que la educación de los niños pase de ser un proceso academicista a un entendimiento intergeneracional en el que todas las partes favorecen el desarrollo integral de los niños. Con la inquietud y la certeza de que la educación en las etapas obligatorias sea una época memorable para los niños, toman como referencia el placer por el trabajo bien hecho, el deseo de aprender y el gusto por lo bello, y no un trabajo estático y meramente intelectual.

Para "El Lucero", la pedagogía Waldorf, sistema integral con más de cien años de trayectoria y originario de Alemania (el sistema educativo finlandés actual está basado en la pedagogía Waldorf), cubre con creces esas aspiraciones. La pedagogía Waldorf lleva más de 20 años presente en Canarias con escuelas infantiles, alguna de ellas concertada, y ha llegado el momento de dar continuidad, con una escuela de Primaria, a ese impulso que comenzó hace tanto tiempo.

Actualmente tienen en marcha un Jardín de Infancia para niños de 3 a 6 años, ubicado en el municipio de La Laguna. Es como un gran hogar, organizado en torno a las necesidades de los niños que acuden a él. En el Jardín trabajan siguiendo los principios de la Pedagogía Waldorf, en la que se da mucha importancia a aspectos como el ambiente, el ritmo, la capacidad de  imitación, el juego libre, los materiales, las actividades artísticas y artesanales, y todo ésto con la colaboración y participación entre las familias y los maestros, sin la cual el proyecto no tendría ningún sentido.

Ambiente hogareño

Niños de entre 3 y 6 años, conviven en un ambiente cálido, acogedor, tranquilo y armónico en el que aprenden, se ayudan los unos a los otros y pueden desarrollar de manera natural el sentido social y de cooperación. Es un hogar con sus normas, sus ritmos y sus límites, pero siempre tratando al niño con respeto y amor. Ayudándole a fortalecer su voluntad, y conquistar su propia libertad.

El Ritmo

El día se vive como una “gran respiración”, alternándose las actividades de expansión y concentración, permitiendo así el desarrollo armonioso de los niños. Se acompaña al niño para que experimente el ritmo en muchos niveles: el ritmo anual viene marcado por las propias estaciones del año que integran los festejos y los acontecimientos socioculturales; el ritmo semanal ayuda a la respiración inhalación exhalación a través de actividades que requieren de mayor a menor concentración como modelado de cera, paseos, huerto, elaboración del pan, acuarela y otras; mediante el ritmo diario  se van sucediendo de forma fluida una serie de actividades matutinas: el saludo de la mañana, la ronda, el desayuno, el juego libre, el cuento...

El Juego Libre 

El juego libre, es decir, no dirigido ni intervenido por adultos, es una actividad principal. Aquí el niño puede ir despertando y desarrollando su voluntad y expresar, a través de sus acciones,  sus inquietudes, vivencias, aprendizajes y preguntas. Con el juego asimila lo vivido y experimenta su individualidad en ciernes, lo cual fortalecerá su futura personalidad. No hay ninguna otra manera más eficaz de nutrir la libertad de su ser desde la base, puesto que para ser libre primero hay que actuar libremente.

Juguetes y materiales naturales

Utilizan juguetes sencillos, poco elaborados y materiales naturales que permiten al niño desplegar  toda su imaginación y creatividad. Son objetos verdaderos, hechos de materiales nobles y no de imitaciones de plástico pues, a través de sus sentidos, el niño podrá ir reconociendo la realidad. La textura rugosa de una madera, el frío de la cerámica, la calidez de la lana, etc.

Actividades Artísticas

Las actividades artísticas son parte esencial del ritmo escolar ya que, experimentadas regularmente, tienen un alto valor pedagógico y terapéutico, pues trabajan y fomentan la observación, la atención, la paciencia, la percepción, la escucha, el silencio, el sentido musical y del ritmo... De esta manera se van fortaleciendo ambos hemisferios delcerebro lo que ayudara (como se sabe) a obtener mejores resultados académicos. En el Jardín se hace dibujo con ceras, acuarelas, modelado con cera de abeja, trabajos manuales con fieltro y lana, cuentacuentos, canciones, teatrillos y juegos de dedos, amasado de pan...

Contacto con la naturaleza

Todos los días los niños juegan en el Jardín durante un tiempo largo. Es el espacio perfecto para que los niños aprendan a relacionarse con la naturaleza, además da la oportunidad de correr, saltar, mojarse, esconderse, trepar, columpiarse, subirse, enterrarse, caerse y levantarse, … construir con piedras, hojas, palos, tierra…, observar animalitos en sus tareas, árboles con sus frutos, el rocío invernal…, sentir el viento, la lluvia, los olores en el aire fresco… Todo un mundo de aprendizaje, crecimiento y salud.

Sobre los 6 años, tras la fase de Infantil, el niño entra en la Primaria. Pasamos el periodo de libre fantasía y se comienza la etapa de la representación, el aprendizaje más formal y conceptual, su memoria se expande. El niño se interesa por el mundo y quiere aprender, y el maestro va a ser quien le guíe. 

¿Y cómo se logra que el niño aprenda?

Presentando el aprendizaje de una forma viva y artística: es importante que la enseñanza no vaya dirigida de manera exclusiva al intelecto, sino a la persona en su globalidad, así se activa el sentir y la voluntad para que el aprendizaje llegue de una forma armonizada y significativa en el niño. Para ello la enseñanza se articula de forma artística empleando múltiples canales para llegar al alumno: corporal, pictórico, rítmico-musical, narrativo, social, natural, etc. El maestro impregna sus clases de arte y de ritmo, intentando sorprender día tras día a sus alumnos. Logrando así, que los niños amen lo que aprenden

El proyecto de Primaria de "El Lucero" se encuentra, en la actualidad, en un proceso de homologación, y por ello, padres y maestros están trabajando, para acondicionar un espacio que permita crear la primera escuela Waldorf de Primaria de la isla de Tenerife. 

Más información:

Asociación Para el Desarrollo de la Pedagogía Waldorf “El Lucero”

Teléfono 717 713191 //  asociacionwaldorf@ellucero.es

educacióneducación alternativainfantiljuegosjuvenilpsicólogía y pedagogíasocial