El gato con botas bajo la lluvia

Mi madre y yo teníamos que ir a buscar a una amiga mía a su casa, pero estaba lloviendo un montón.

Cuando llegamos a su casa se fue la luz y resonaban truenos y relámpagos.


La madre de mi amiga nos dio unos chubasqueros y fuimos corriendo al teatro.

Fue muy divertido, Sara y yo no parábamos de darnos con los paraguas.

Empezó la actuación:

Primero tocó un cuarteto de saxos, y también apareció Titirisax, que era un títere saxo. Luego dijeron los cuatro tipos de saxos que habían tocado. Los que tocaban los saxofones, pudieron hasta tocar una melodía de ¡antes de que se inventara el saxofón! Dijeron que el saxo se había inventado en 1840, por un luthier belga (un fabricante de instrumentos), se llamaba Adolf Sax. Lo llamo así, porque sax + phono = saxophono (saxofón).

Adolf, inventó una pieza llamada “Primer Cuarteto para saxos”, que llegó hasta E.E.U.U. Después tocaron la canción de La Pantera Rosa y el público tenía que adivinar cual de los saxos era el protagonista.

También teníamos que adivinar las partes del cuerpo del saxo y un espontáneo salió al escenario y las dijo.

El actor empezó a contar un cuento: EL GATO CON BOTAS

En un pequeño pueblo vivía un molinero que tenia un gato, un asno…


Cuando el molinero se murió dejó los animales a sus hijos. Al más pequeño le dejo el gato, al mediano el asno… Un día los 3 jóvenes se fueron a una ciudad y ahí se quedaron los dos hermanos mayores. El joven más pequeño se tuvo que quedar en el campo, con su gato. Estaba amargado y no sabia que hacer. Pasado un tiempo, el gato bostezó y dijo “hola, amo”. “Sabes hablar”- dijo su amo. “Claro, si confías en mí te daré riquezas”, “quiero un saco, un sombrero y unas botas” – dijo el gato. Su amo se lo fue ha buscar.

Mientras tanto el gato consiguió un botín con faisanes y perdices. Se dirigió al castillo del rey y le dijo que había traído comida de parte de un marqués (su amo). ¡Y el joven no sabia nada! Él estaba entusiasmado por conocer al marqués de Caravás.

Un día el gato se enteró de que el rey iba a dar un paseo a orillas de un río.Y de pronto al astuto gato se le ocurrió una idea: que su amo fuera al río. Mientras su amo se bañaba en la orilla, el gato cogió su ropa y la escondió. Cuando pasaba el carruaje real, el gato gritó, para que salvaran a su amo. El rey le escuchó y le dio ropa nueva: ¡Parecía un príncipe! La princesa bajó del carruaje, y cuando le vio, se enamoró.

Como se habían hecho amigos el rey le invitó al palacio.Y al gato, como siempre, se le ocurrió otro plan: les dijo a los campesinos que le dijeran al rey, que todas las tierras eran del Marqués de Caravás. El gato decidió ir al castillo de un ogro que se aprovechaba de los campesinos. ¡No imaginó que el ogro fuera tan feo y tan feroz! El ogro era muy elegante y cubrían su cuello preciosas joyas. “Felicidades, eres el mejor ogro, seguro que te puedes transformar en todo lo que te apetezca”, “venga, sé valiente y demuéstramelo”- le dijo el gato. “¡En un león!” -dijo el gato. Y el enorme ogro se convirtió en un león.“ “¿Y si ahora te transformas en algo más pequeño?, ¡Que tal un ratón!”

El ogro se convirtió en un pequeño ratón, y en el instante, el gato se lo comió. El gato corrió a gritar a todo el pueblo: “¡Viva el Marqués de Caravás!” “¡Bienvenidos al castillo del Marques de Caravás!” “Estoy muy orgulloso de usted, no sabía que tenía un castillo” -le dijo el rey.

El marques tomó a la princesa de la mano y unos días después se celebró la boda. Delante iban los hermanos del joven, después los novios y al final un simpático gato.

La moraleja de este cuento es: “no importa lo que seas, quien encuentra un amigo, encuentra un tesoro”.

FIN

Cuando termino el cuento, salió Titirisax, para despedirse y pidió al cuarteto que tocaran la canción de “Vivir la vida”.

Fue muy divertido, todos aplaudían y bailaban.

 

Escrito por: Daniela



Sé el primero en comentar

Comentar es divertido

Tu email no será publicado.

Informando de las cosas que pasan, de las mejores ideas y planes para niños y niñas de Tenerife, y para sus familias, que se lo merecen.

 

SÍGUENOS